Todo el mundo conoce el masaje con piedras calientes, pero no solo existe este masaje de piedras, aunque es menos conocido también es muy beneficioso el masaje con piedras frías. Esta es una variante también agradable del masaje con piedras, especialmente en los meses de verano. Aunque la forma en la que más se utiliza el masaje con piedras frías es en combinación con el masaje de piedras calientes.

Piedras blancas frías.

Las piedras de basalto negro se suelen utilizar para masajes con piedras calientes. Para el masaje de piedras frías se utilizan piedras de mármol claro, las cuales nos indican la temperatura que tienen con su color. Estas piedras también están disponibles en diferentes tamaños y diseños, adaptándose a las distintas zonas que queramos trabajar. 

Los beneficios de las piedras frías son:

  • Aliviar el dolor de cabeza.
  • Alejar el cansancio.
  • Descongestión.
  • Inhibir la inflamación.
Masaje con piedras frias

En la imagen podemos observar la espalda de una mujer con 5 piedras de mármol a lo largo de su columna.

Aplicación del masaje con piedras frías.

Para su correcta aplicación, las piedras se deben enfriar a -10°C. Es importante utilizar piedras frías distintas veces durante el masaje, no debemos dejarlas puestas en un mismo sitio durante un tiempo muy prolongado. Las piedras no deben calentarse más de 5°C, una temperatura que pueden alcanzar rápidamente las piedras especialmente pequeñas. 

Las piedras más pequeñas son adecuadas para reducir las bolsas de los ojos, trabajar las sienes para eliminar los dolores de cabeza, y también sirven para reducir las reacciones inflamatorias causadas por quemaduras solares. 

El masaje con piedras frías suele ser un masaje de cuerpo completo, que suele ir unido de un masaje normal con aceite. Es muy recomendable que el aceite usado sea fresco. El aceite no debe enfriarse demasiado, de lo contrario puede flocular.

Piedras frías de marmol

En la imagen podemos observar una serie de piedras blancas de mármol apiladas de distintos tamaños.

¿Cómo se realiza este masaje?

 

El masaje con piedras frías se realiza de la misma forma que el masaje de piedras calientes. Si se desea intensificar el efecto  refrescante sobre el cuerpo del paciente, se pueden colocar piedras frías junto al cuerpo o entre los dedos de los pies o las manos. Estas últimas piedras, no deben estar por debajo de las temperaturas de congelación, debido a que van a estar colocadas en un punto fijo un periodo de tiempo superior al habitual, evitando  así que la piel de nuestro paciente se congele. 

El masaje con piedras frías se puede realizar con ligeros movimientos circulares, ligeras agitaciones y/o tirones con las piedras, recordamos que hay que tener cuidado de que ninguna piedra que aún irradie temperaturas negativas permanezca en un mismo lugar durante demasiado tiempo. Cuando las piedras se encuentran ligeramente calentadas, pero aún frías, pueden permanecer por unos minutos inmóviles en la espalda del cliente.

¡Comparte con tus amigos!