cuando acudir al podologo

Cuándo acudir al podólogo

Mucha gente no sabe o se pregunta cuándo acudir al podólogo y en este artículo lo vamos a explicar. Es crucial observar el desarrollo del pie en las diferentes etapas de crecimiento, ya que cada fase presenta características únicas y potenciales problemas específicos que deben ser monitoreados. Desde la primera infancia, pasando por la niñez y adolescencia, hasta llegar a la edad adulta y la tercera edad, el pie experimenta cambios significativos que pueden afectar la salud y el bienestar general. La atención podológica adecuada en cada etapa es esencial para detectar y tratar cualquier anomalía a tiempo, asegurando un desarrollo sano y preveniendo complicaciones futuras.

Pasados los 3 o 4 años

La primera revisión podológica es fundamental para asegurar un desarrollo adecuado del pie en los niños. Recomendamos realizar esta primera consulta, especialmente si los padres notan que el niño «vuelca mucho el pie», se cae con frecuencia, se tropieza o mete mucho el pie hacia dentro. Estos pueden ser signos de que algo no está desarrollándose como debería. A esta edad, los principales núcleos de osificación ya se han formado, lo que permite una monitorización y exploración más precisa.

En torno a los 8 o 9 años

A esta edad, el niño comienza a desarrollar un patrón de marcha más similar al de un adulto. Es un momento clave para detectar cualquier cambio o anomalía en la forma en que camina. Una revisión podológica puede ayudar a identificar problemas antes de que se conviertan en más graves.

Adolescencia

Durante la adolescencia, el cuerpo experimenta cambios significativos debido a la revolución hormonal y el desarrollo del sistema musculoesquelético. Realizar una tercera exploración podológica en esta etapa es crucial para evaluar el pie y la postura. Identificar problemas durante este período puede prevenir complicaciones en la vida adulta.

El pie en la edad adulta y la tercera edad

Edad adulta

En la edad adulta, la visita al podólogo debe ser regular, especialmente para aquellos que tienen diabetes. Una exploración anual puede ayudar a prevenir heridas y a identificar alteraciones antes de que se agraven. Además, cualquier alteración sistémica que pueda afectar al pie o al sistema postural, como reumatismos o artrosis, debe ser monitoreada por un podólogo.

Tercera edad

En la tercera edad, nuestra movilidad y habilidades se ven reducidas, lo que hace aún más importante el cuidado de los pies. Pedir ayuda para el corte de uñas y limpiezas del pie (quiropodias) es esencial para mantener una buena salud podológica. Las revisiones periódicas con un podólogo pueden prevenir complicaciones y asegurar una mejor calidad de vida.

Visita tu podólogo

Cuidar tus pies es cuidar tu salud en general. Al visitar regularmente al podólogo, no solo previenes patologías o lesiones en los pies, sino que también proteges otras partes de tu cuerpo que pueden verse afectadas. No dudes en consultar a tu podólogo ante cualquier duda o problema que notes en tus pies.

 

Contáctanos para consultar los precios y descuentos que ofrecemos en Body & Mind. Tu salud y bienestar son nuestra prioridad.

 

Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?